Aclarando que los alimentos para los animales estarían a tasa 0% de IVA, paquete económico 2022, pero no el de tus mascotas.

por chamlaty

Derivado de la eliminación de la compensación universal y de la tajante compensación de IVA, muchas empresas se han visto en la necesidad de someterse a la penuria de pedir devoluciones de IVA, encontrando controversia con la autoridad al señalar que su producto no se encuentra sujeto a la tasa 0% del IVA, sobre todo en materia de alimentos, tema que hemos abordado en varias publicaciones,  por lo que es interesante que se plantee dicho ajuste al artículo 2-A de la ley del IVA, debemos poner atención ya que las excepciones a la regla siguen, es el caso de los alimentos para pequeñas especies, pero primeramente observemos que señalan en la exposición de motivos sobre el tema;

El artículo 2o.-A., fracción I, inciso b), de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (Ley del IVA), establece que la enajenación de productos destinados a la alimentación, salvo la de algunos productos que se mencionan en el mismo inciso, está afecta a la tasa del 0%.

El tratamiento establecido en el ordenamiento citado para la enajenación de productos destinados a la alimentación ha sufrido diversas modificaciones desde su origen, siendo los siguientes:

  1. En 1980, año en que entró en vigor la Ley, se aplicó la exención a una canasta básica de alimentos.
  2. En el periodo de 1981 y 1982 se estableció la tasa del 0% a productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones.
  3. En el periodo de 1983 a 1988 estuvieron vigentes los siguientes tratamientos:
    i) tasa del 0% a una canasta básica de alimentos;
    ii) tasa reducida del 6% a productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones, y
    iii) tasa del 20% a caviar, salmón ahumado, angulas y champaña.
  4. A partir de 1989 y hasta 1992, mediante Disposiciones de Vigencia Anual, se previó la tasa del 0% para productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones.
  5. En los años de 1993 y 1994, a través de la Ley de Ingresos de la Federación, se previó la tasa del 0% para productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones.
  6. En 1995 se aplicó la tasa del 0% conforme a lo siguiente:

a) De enero a agosto, mediante Disposición de Vigencia Anual, se previó la tasa del 0% para productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones.

b)De septiembre a diciembre, a través de reformas a la Ley del IVA publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 27 de marzo de 1995, se estableció la tasa del 0% para productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones, siempre que se tratara de la enajenación que se realizara al público en general en locales fijos de ventas al menudeo y que dichos locales no tuvieran servicio de entrega a domicilio.

  1. A partir de 1996, en el texto de la Ley del IVA, se estableció la tasa del 0% para los productos destinados a la alimentación, con algunas excepciones.

Los textos legales de las modificaciones mencionadas anteriormente no han establecido distingo alguno entre productos destinados a la alimentación humana o a la alimentación de los animales. Tampoco se ha especificado en las exposiciones de motivos de las reformas mencionadas esa separación, ni se ha establecido la intención de que las tasas preferenciales no se apliquen a la enajenación de los productos destinados a la alimentación animal o que sólo apliquen a los productos destinados a la alimentación humana.

Tomando en cuenta lo anterior, la autoridad fiscal ha emitido criterios en donde se establece en forma expresa que dicho tratamiento es aplicable tanto a los productos destinados a la alimentación humana como a la alimentación de los animales, con las excepciones que la propia ley establece. 

Actualmente, el criterio expuesto está identificado como CRITERIO NORMATIVO 11/IVA/N “Productos destinados a la alimentación” emitido por el Servicio de Administración Tributaria y contenido en el Anexo 7 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2021, COMPILACIÓN DE CRITERIOS NORMATIVOS, publicado en el DOF el 11 de enero de 2021.

En el criterio mencionado, en la parte que interesa, se expresa lo siguiente:

Productos destinados a la alimentación.

Para efectos de lo establecido en el artículo 2-A, fracción I, inciso b) de la Ley del IVA, se entiende por productos destinados a la alimentación, aquéllos que sin requerir transformación o industrialización adicional, se ingieren como tales por humanos o animales para su alimentación, aunque al prepararse por el consumidor final se cuezan o combinen con otros productos destinados a la alimentación.

[…]” (Énfasis añadido).

Este criterio se aplica considerando que la ley sólo ha establecido que la tasa preferencial es aplicable a los productos destinados a la alimentación, por lo que, si la ley no hace distinción alguna respecto de productos destinados a la alimentación humana de los productos destinados a la alimentación animal, no es dable que la haga el operador jurídico.

Además, debe mencionarse que desde su origen, en el diseño de la política tributaria se ha tenido presente que el alimento para consumo humano es el resultado de la combinación previa de insumos en diferentes etapas de la cadena de producción, por lo que a los insumos y servicios que se utilizan exclusivamente en dicha cadena de producción se les libera la carga fiscal correspondiente al valor agregado que se genera en cada etapa, mediante la aplicación de la tasa del 0% en el impuesto al valor agregado (IVA) para evitar que los contribuyentes enfrenten cargas financieras derivadas de la aplicación de dicho impuesto a la tasa general en las diferentes etapas de la cadena de producción de alimentos, de forma tal que el producto final, es decir, el alimento humano llegue sin carga fiscal en la última etapa de comercialización.

De acuerdo a ello, la tasa del 0% también se aplica a los productos agrícolas y ganaderos que son insumos para su producción, lo que sucede con los alimentos para animales y diversos bienes como tractores para accionar implementos agrícolas, motocultores para superficies reducidas, arados, rastras para desterronar, cultivadoras, cosechadoras, aspersoras y espolvoreadoras, para rociar o esparcir fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y fungicidas, equipo para riego agrícola, sembradoras, ensiladoras, cortadoras y empacadoras de forraje, entre otros bienes expresamente contemplados en el artículo 2o.-A, fracción I, inciso e), de la Ley del IVA.

No obstante, en fechas recientes han surgido algunos criterios jurisdiccionales y administrativos que consideran que la tasa del 0% del IVA sólo es aplicable a los productos destinados a la alimentación humana.  

Por ello, a efecto de que exista seguridad jurídica en la aplicación de la tasa mencionada, se propone, con propósitos aclaratorios, establecer expresamente que dicha tasa es aplicable tanto a los productos destinados a la alimentación humana como a la de animales, conservando las excepciones que actualmente se establecen en la Ley del IVA.

Por lo anterior, se propone reformar el primer párrafo del inciso b) de la fracción I del artículo 2o.-A de la Ley del IVA.

Artículo 2o.-A. …

   I …

      a)

         b) Medicinas de   patente   y   productos    destinados   a   la alimentación humana y animal, a excepción de:

       1 a 6.

     c ) a i)

 Hasta 2021 la redacción  del inciso b en comento la encontramos de la siguiente manera;

     

          b) Medicinas de patente y productos destinados a la alimentación a excepción de:

         Recordando que los siguientes productos  alimenticios quedan en la excepción  por lo que no les aplica la tasa 0%; 

1.-Bebidas distintas de la leche, inclusive cuando las mismas tengan la naturaleza de alimentos. Quedan comprendidos en este numeral los jugos, los néctares y los concentrados de frutas o de verduras, cualquiera que sea su presentación, densidad o el peso del contenido de estas materias.

  1. Jarabes o concentrados para preparar refrescos que se expendan en envases abiertos utilizando aparatos eléctricos o mecánicos, así como los concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores que al diluirse permitan obtener refrescos.
  2. Caviar, salmón ahumado y angulas.
  3. Saborizantes, microencapsulados y aditivos alimenticios.
  4. Chicles o gomas de mascar.
  5. Alimentos procesados para perros, gatos y pequeñas especies, utilizadas como mascotas en el hogar.
    Hago énfasis en el numeral 6 ya que varios medios informativos señalan que ya no pagaremos IVA por alimentar a nuestros perritos, gatitos, hamsters, conejos y similares, lo cual no es cierto al no ser derogado dicho supuesto que recordarán los memes de esas épocas, que comparto uno de ellos por acá para refrescar la memoria.

Seguiremos atentos el proceso legislativo para ver que cambios se dan en los diversos supuestos de las REFORMAS FISCALES PARA EL 2022, esperando que igualmente las autoridades fiscales eviten mayores controversias en alimentos para humanos y esperemos no vengan los extraterrestres ya que para ellos si estaría gravado, ¡puff!

     Atento a sus comentarios.

   Miguel Chamlaty.

www.basicoimpuestos.actualizandome.com

www.individuales.actualizandome.com

Te podría interesar